To Notice Such Things: nuevo disco de Jon Lord

1 Feb

El lanzamiento del nuevo disco de Jon Lord, ‘To Notice Such Things’, está previsto para el 29 de Marzo de 2010, a través de Avie Records.

Está dedicado a la memoria del buen amigo de Lord, Sir John Mortimer, abogado, dramaturgo, guionista, autor y creador de Rumpole of the Bailey, que murió en enero de 2009.

“Era un gran amigo y una fuente de inspiración para mí… “-dice Jon. “Unas semanas después de morir, me ofrecieron escribir una pieza para un solo de flauta y cuerda […]. Al principio lo rechacé porque pensé que no tenía suficiente tiempo, pero un par de días después, usé las tres pequeñas piezas para faluta y piano que había escrito para las actuaciones teatrales de Sir John, con el fin de obtener una base para este “concierto de flauta” que he escrito en su memoria.” asegura Jon.

“Nos hicimos amigos hace 12 años. Un par de años después me preguntó si estaría interesado en tocar el piano y escribir un poco de música para él, para sus actuaciones teatrales -Mortimer’s Miscellany- en las que él estaría sentado en el escenario y, acompañado por dos actrices, un pianista y un flautista, leería poesía y prosa, contaría historias, chistes y anécdotas jurídicas hilarantes, dando la sabiduría y el ingenio que le otorgó la vida, el amor y el Derecho.”

La música escrita para estas actuaciones forman parte ahora del nuevo disco de Jon, To Notice Such Things:

“Eran un total de seis minutos de música, que han aumentado ahora hasta una suite de 27 minutos para solo de flauta, piano y orquesta de cuerda. La escribí durante Marzo, Abril, y Mayo, y fue una experiencia muy emotiva trabajar en ello puesto que la presencia de John era aún muy fuerte. De hecho, lo sigue siendo, pero entonces acababa de ocurrir. […] Creo que está presente en cada nota de la pieza y es algo que me agrada, porque pienso que él estaría feliz con ello.”

La suite acaba con el movimiento Afterwards, llamado así por el poema de Thomas Hardy que John Mortirmer leía para terminar su actuación.

Ambos, la suite propiamente dicha y el álbum, se llaman ‘To Notice Such Things’ porque la última línea del poema de Hardy es “He was a man who used to notice such things” (“Era un hombre que solía percibir tales cosas“).

Todo este álbum instrumental se grabó a finales del pasado Septiembre con la Royal Liverpool Philharmonic Orchestra, dirigida por Clark Rundell, con Cormac Henry a la flauta, y algunas actuaciones adicionales más.

1. To Notice Such Things

a. As I Walked Out One Evening
b. At Court
c. Turville Heath
d. The Stick Dance
e. The Winter of a Doormouse
f. Afterwards

2. Evening Song
3.
For Example
4.
Air on the Blue String
5.
Afterwards (poema recitado por Jeremy Irons)
El álbum pista a pista, por Jon Lord

El primer movimiento está basado en la música de apertura de los shows que solíamos hacer, y lo primero que él solía leer era un poema de W.H. Auden. Supongo que versa del triunfo del tiempo. Comienza verdaderamente valiente y bastante feliz y se llama As I Walked Out One Evening. Termina de la forma más deprimente advirtiendo que “… no puedes conquistar el tiempo”.

La siguiente pieza se llama At Court, y aquí es donde trato de imaginar los gloriosos años de finales de los ’60, ’70 y principios de los ’80, cuando era uno de los grandes abogados de Londres. Era conocido por su enorme agudeza y su devastador humor, y por su amor por el debate. También amaba a las mujeres, y por ello no sólo uso la palabra “court” en el contexto del juzgado, sino también en el del cortejo. La gran melodía en la mitad representa a Sir John enamorado. […].

El tercer movimiento se llama Turville Heat, el sitio donde John vivía, en Chiltern Hills, no demasiado lejos de donde yo vivo, alrededor de cinco kilómetros. Vivió siempre en la casa que su padre construyó, donde había nacido y donde murió. Representa a Sir John bailando dulcemente en su jardín […].

The Stick Dance describe sucesos tardíos de la vida de John. Perdió la movilidad de las piernas, por lo que andaba con un bastón. Le encantaba bailar, pero ya no podía hacerlo. Por lo que él estaría de pie con una mano en el bastón, y en la otra sujetaría la mano de una mujer joven que sería la encargada de bailar. Él disfrutaría con la situción. La pieza trata de reflejarlo. Al final, él necesita sentarse para descansar. La música se vuelve más lenta y finalmente da paso al siguiente movimiento.

The Winter of a Dormuse es un retrato del último invierno de John, que fue una época dura para sus allegados, pero lo fue mucho más para él.

Acaba con un movimiento llamado Afterwards, que es el último poema que John leyó en su actuación. Es un poema de Thomas Hardy en el que el poeta trata de imaginar lo que la gente diría tras su marcha. John solía acabar la actuación diciendo que leería el poema en memoria de su padre, y entonces decía “O quizás como un epitafio para mí”. Esta pieza se basa en la música que yo tocaba mientras él recitaba el poema. Acaba de forma triste, pero también eleva el espíritu, y muestra su marcha, su recuerdo es brillante, claro y bueno, y aún sonreímos pensando en él. Este es el sentimiento de la pieza para mí. Es otra de mis piezas otoñales.

Piezas adicionales

El nuevo álbum contiene tres pistas adicionales: Evening Song, For Example y Air On the Blue String.

Andrew Cornall, el director ejecutivo de la Royal Philharmonic Orchestra, sugirió hacer Evening Song. Pregunté quién iba a cantarla, pero él prefirió que fuese instrumental. Por ello, reemplacé la línea vocal por la Flauta y la Trompa.

Estoy contento con ello. Es una pieza muy cálida y dice mucho más que con palabras. No era algo que esperaba hacer, sólo era una de esas peticiones inusuales que, cuando la hice, y la escuché la primera vez mientras estábamos grabando, fue una experiencia muy agradable, completamente nueva. Nunca había convertido ninguna de mis canciones en instrumental, lo que requería una disciplina distinta. Me ha dado una idea para otro par de cosas instrumentales basadas en canciones.

La siguiente pista es For Example, que comienza con una pequeña pieza de piano dedicada a mis amigos, a The Trondheim Soloists y a su director musical Øyvind Gimse. Se ha convertido en algo muy muy diferente y en una pieza mucho más grande. Era al principio un homenaje a Edward Grieg, un compositor, que me inspiró cuando yo era joven. Pero se ha convertido en algo más que eso. Se ha convertido en una elegía para mi profesor de piano, Frederick Alt, que nunca tuvo una vida fácil. A través de él conocí a Grieg y hago justicia con estos olvidados de mis años jóvenes. […]

Cuando dejé las clases de piano y me fui de Leicester para seguir mi camino, no pensé demasiado en Frederick. Me di cuenta unos cuantos años después de su muerte en circunstancias difíciles y supongo que estaba intentando una toma de consciencia.

La época de la vida que inspiró a Lord para escribir For Example, realmente no está demasiado lejos de la que inspiró ‘Boom of the Tingling Strings‘. El primer movimiento de Boom trata sobre mí cuando era muy jóven y los recuerdos de las influencias tempranas, como mis tías tocando el piano y ese tipo de cosas. De esa forma For Example se encuentra entre los movimientos uno y dos de Boom of the Tingling Strings, o en algún lugar cercano, porque el segundo movimiento de Boom es sobre mí llegando a Londres para escapar y encontrar mi camino.

Es extremadamente difícil decir exactamente sobre qué va una pieza de música porque, al fin y al cabo, no tienen que ser sobre nada. La música sólo tiene que ser por sí misma, y si te toca, puedes pintar los cuadros tú mismo. No es necesario que el compositor “pre-pinte” los cuadros por ti, pero a veces es útil saber qué tiene el compositor en mente. Y un oyente puede decir ‘No, nada de eso’. Por supuesto, tú como oyente, por ejemplo, no conociste a mi profesor de piano, ni a Edward Grieg, pero has escuchado la música de Grieg, y eso puede ser un punto de contacto. Pero no importa sobre qué va. Lo que importa es si te llega. Y tú pintas tus propios cuadros.

El oyente debería tener el ánimo para permitir que la música le llegue. La cosa es que, con For Example, no estoy muy seguro de qué imágenes habían en mi mente porque la música llegó en forma de, llamémosle así, música absoluta. No fue realmente a través de pintar cuadros en mi mente como la escribí; fue simplemente dejándome llevar. […] Estaba fascinado con este proceso -no es un proceso que haya ocurrido fácilmente antes-, por ello estaba tan ilusionado de empezar.

Air on the Blue String es otra pieza de piano que creció. Está dedicada al violonchelista Matthew Barley quien, a través de un comentario que hizo sobre la pregunta de un joven violonchelista de considerar escuchar el blues o quizás incluso intentar improvisar, esto podría ayudarle con su interpretación de Bach. Ahora bien, si alguien estará de acuerdo con el comentario de Matthew no lo sé, pero la idea asociada dejó volar mi espíritu creativo.

Afterwards es la pista final del álbum, en la que Jeremy Irons recita un poema de Thomas Hardy del mismo nombre, con Jon Lord al piano.

Toda esta y mucha más información (en inglés) está disponible en el blog oficial de Jon Lord, con la nueva cabecera de su nuevo álbum, ‘To Notice Such Things’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: