The Gemini Suite Live

24 Feb

Repasando antiguos discos, me he topado con otra gran obra olvidada de Deep Purple: The Gemini Suite.
Después del éxito de su Concerto for Group & Orchestra en 1969, la BBC encargó a Lord una nueva composición que se interpretaría en riguroso directo el 17 de septiembre de 1970 junto a la Light Music Society Orchestra en el Royal Festival Hall. De nuevo, conducida por Malcolm Arnold.
Al igual que la obra anterior, ésta también se compone de 3 movimientos:

-First Movement (Guitar, Organ)
-Second Movement (Voice, Bass)
-Third Movement (Drums, Finale)

Es adecuado señalar el carácter “evolucionado” de Gemini Suite. Si en Concerto for Group and Orchestra el sonido parte de un eje principal, el R&B, y se va fusionando en ramas con otros estilos, en The Gemini Suite, el eje principal es una transición de Hard-Rock Blues.
Característico es también el ambiente enrarecido de esta composición. Mientras que la anterior era más “idílica” y “épica”, ahora nos topamos con un sonido mucho más oscuro y siniestro (siempre claro, dentro de unas proporciones). Un sonido que produce desasosiego, explosivo a veces, fúnebre en otros intervalos. No obstante, sigue siendo una Banda Sonora sin film.
Comenzamos:

First Movement (Guitar, Voice)
Con una duración de 17:23 minutos, nos introduce en un ambiente de tensión instrumental. Blackmore hace lo propio en excelentes punteos con su Gibson ES335 mientras que la orquesta sorprende con subidas y cambios de tono. Seguidamente, los timbales, nuevos punteos y riffs hasta la calma… una guitarra suavísima y los clarinetes nos transportan a otra época.
De nuevo el ritmo dominante… particularmente, lo asocio a las épocas de cuádrigas, barcos llenos de esclavos y torneos de gladiadores. Ahora entra la batería (notamos el cambio del kit de Paice, mucho más pesado y ‘profesional’). Excelentes armonías que es preciso escuchar en equipo Hi-Fi. De pronto, un solo de Blackmore (estirando hasta el desgaste)… una guitarra muy suave y la orquesta de fondo.
Pero pocos segundos después, vuelve a explotar (reminiscencias egipcias). Geniales solos que se continúan con silencios de por medio. En el -10:20 Blackmore tira de vibrato (es el maestro, a mi juicio de esta técnica) muy suave…. silencio… [Aplausos]
Entramos en la segunda parte del Primer Movimiento. Lord nos muestra de lo que es capaz de hacer al órgano (de nuevo me recuerda a aquel Columns se Sega…), al cual le entra la orquesta casi sin darnos ni cuenta en perfecta armonía. Y así, poco a poco, llega a su fin tras un tecleo compulsivo de Lord.

Second Movement (Organ, Bass)
De 10:18 minutos, es el movimiento más oscuro y misterioso, triste y melancólico ¡pero! nunca llega a lo almibarado en la intro. Transición que da paso a la voz de Gillan, más extraña que nunca. Aquí todos los que siempre dijeron de Gillan que no es capaz de escalar su voz, pueden ver que no estaban en lo cierto. No lo es ahora, pero lo fue.
Esta parte es indescriptible, le acompaña la batería de Paice muy muy suavemente. Después cambia el ritmo y un sonido renace de él mismo en los albores de la luz. La letra:

All I wish, that I wasn’t here
Don’t you know, I’ve got a rotten feeling
Of dizzy heights
Its what they want you know
Oh well here I go

What a funny show

Take my time, its the odds that count
Who am I? What a silly sound
Hold my breath, talk of sudden death
Rhyme and reason must prevail
I need a glass of ale

I’ve gotta feeling now
No need for me to tell you how
It’s really kind of easy now
Woa, like rock n’ roll

It’s gonna be alright
It’s funky and it’s outta sight
Feeling good, feeling right
It’s gonna be alright

Buenos golpes de bajo de Glover que avanzan su gran solo en la parte final de este tercer movimiento, aunque quizá le falte algo de definición.

Third Movement (Drums, Final)
Gran participación de Ian Paice con su Ludwig classic. Espectacular solo de batería que se fragmenta en partes y que posee fusiones jazz. [Aplausos]
Comienza la parte Final. Inquietantes subidas, aterradores descensos y relajados intermedios. A partir de una sutil pieza entre el blues y el jazz, comienza la locura en su conjunto. Vuelven a sus inicios, conectando con el R&B y R&R a gran velocidad. Un rumor continuo, como de tormenta que amenaza con estallar. De hecho, lo hace constantemente en súbitas explosiones de R&R.

Es sin duda The Gemini Suite otra obra maestra del compositor Jon Lord. Claro predominio del clarinete que, en Concerto for Group & Orchestra apenas pudimos saborear.

DESCARGA DIRECTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: